¡No tengo una gorda!

octubre 25, 2009

Aún todavía se pueden escuchar en España de boca de padres o abuelos las expresiones pertenecientes a la cultura popular “no tengo una perra” y “no tengo una gorda“, utilizadas para referirse a la falta de dinero. Estos dichos coloquiales encuentran su origen en 1868 con la creación de una nueva moneda oficial por el Gobierno Provisional liderado por Francisco Serrano, la peseta de 100 céntimos, con el objetivo de solucionar el déficit crónico que venía padeciendo la hacienda pública desde el reinado de Fernando VII además de terminar de una vez por todas con la diversidad de monedas existentes hasta entonces.

5 céntimos o Perra chica, la Perra gorda (10 cts) tenia iguales anverso y reverso, cambiando solo el valor facial y su tamaño

5 céntimos o Perra chica, la Perra gorda (10 cts) tenia iguales anverso y reverso, cambiando solo el valor facial y su tamaño.

Las monedas de 10 cts. y de 5 cts. pertenecientes a esta acuñación llevaban grabadas en la cara un león rampante que sostenía un escudo de España, pero como los usuarios no llegaron a identificar a esta especie tan exótica asimilaron al felino con un gran perro. De este modo la moneda de más valor recibió el apelativo de “la perra gorda“, y por contraposición se llamo “la perra chica” a la más pequeña.

Fuente: HISPANIA Historia de España, Ed. Vicens Vives.

Vía: Blog Historia Infinita

Anuncios

¿Quién inventó la propina?

mayo 13, 2009

propina

La inventaron los griegos que tenían por costumbre beber solo una parte del contenido de la copa. La propina era el resto que se tomaba la persona a cuya salud se brindaba. Como recuerdo de este práctica ha quedado la etimología de propina, la cual proviene del latín propināre “dar de beber”. Su significado ha cambiado tanto que en unos sitios es obligatorio y en otros se ve como una ofensa. En algunos locales de Nueva York cuelga un letrero que dice “La propina no es una ciudad de China” para recordar al cliente que no se haga el sueco y que deje una propina que oscila entre el 15 y el 20% del la cuenta. En cambio, en Japón es casi un insulto: se piensa que quien la da pretende aparentar superioridad. En mi caso, en España se da propina a quien ejerce un buen servicio y del que hemos quedado satisfechos; aunque en el extranjero solemos ostentar el titulo de estirados.

*La fotografía proviene de la galería de Flickr de Jorge Jorquera.

Castro de las Cogotas (Avila, España)

abril 26, 2009
Panorámica del castro de las Cogotas

Conocido desde 1876, el Castro de las Cogotas, situado en la localidad avulense de Cardeñosa, fue excavado entre 1927 y 1931 por el arqueologo turolense Juan Cabré, sirviendo para para definir la culturas arqueológicas de la prehistoria en el centro peninsular: la decisiva etapa de Bronce final (1200-850 a.C.), y la ocupación de la Segunda Edad de Hierro (450-50 a.C.), periodo al que pertenecen el grueso de los testimonios visibles. El yacimiento ha sido objeto de trabajos más recientes, debido a la construcción del pantano epónimo que inundo varias zonas del mismo.
Recreación de la supuesta entrada al castro de las Cogotas

La población aborigen de los distintos pueblos que habitaban el centro y norte de la Península Ibérica antes de la llegada de los romanos habitaba asentamientos defensivos llamados castros u oppida. Empezados a habitar desde el siglo VI a.C., estas edificaciones militares se caracterizan por carecer de calles que formen ángulos rectos, llenos de construcciones de planta casi siempre circular, su situación en emplazamiento elevado, y su aprovechamiento de las defensas naturales de un cerro o resalte geográfico al que fortifican con una potente muralla que comprende a las viviendas.

Toros de Guisando (El Tiemblo, Alava)

El pueblo prerromano vettón, que ocupó las actuales provincias de Salamanca, norte de Cáceres, Ávila, Zamora y Toledo, fue uno de los pueblos más destacados y especializados en la erección de este tipo de estructuras, lo que nos revela un paisaje sembrado por la hostilidad y la lucha por los recursos naturales, previo al uso militar con la invasión de Roma. Junto al castro de las Cogotas que domina el valle de Ámbles sobre el río Adaja y que recibe su nombre de los berrocales de granito que caracterizan el paisaje de esta zona, sobresalen los castros de Ulaca, en Soloancho, El Raso de Candelada o la Mesa de Miranda en Chamartín de la Sierra. La imagen representativa de este pueblo eminentemente ganadero son las esculturas de Verracos, bóvidos o cerdos de , piedra tallados en granito como símbolo, marca territorial o estela funeraria, cuyo conjunto más destacado son los toros de Guisando, situados en la también localidad avulense de El Tiemblo.

Guerrero Vettón de la Coraja
Procedente del Castro de la Coraja, Aldeacentenera, (Cáceres).
Museo Arqueológico de Cáceres.

Embalse de las Cogotas

A partir de los siglos IV-III antes de nuestra era se percibe una fuerte transformación en la fisonomía de estas comunidades indígenas. Se elevan recintos protegidos por fosos, murallas pétreas, torres y campos de piedras para dificultar el avance de la infantería y caballería enemigas. El castro de las Cogotas no escapa a esta influencia, manifestándose en la erección de dos murallas ciclopéas guarnecidas por bastiones y piedras hincadas ante sus entradas. La más interior guarda en su interior a la acrópolis y a las viviendas pertenecientes a los miembros de la élite del poblado, y por tanto la parte del poblado más elevada y difícil de conquistar por unos hipotéticos invasores, mientras que el otro círculo de fortificaciones abarca 15 hectáreas de terreno, permitiendo guardar en él numerosas cabezas de ganado en épocas de razías fronterizas o asedios. Este último círculo de murallas, situado al sur, se dedicó a actividades comunales, sea el caso de ferias de ganado y mercados, además de albergar en su interior una fragua, un basurero y una alfarería. Se ha calculado que pudo albergar a unas 250 personas. Son murallas compuestas por un doble muro de mampostería en seco con un relleno que en ocasiones superan los diez metros de espesor. Asimismo hay que destacar en el exterior de la población, concretamente a unos 250 metros de las murallas, la presencia de una necrópolis de notable extensión compuesta por más de 1400 tumbas divididas en 4 zonas claramente diferenciadas, quizá debido a la pertenencia de los enterrados a diferentes clanes.

Vídeos:

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=lD7tYa4pqtI]

Ubicación:

Para + información:
Fuente: Historia Romana

La ciudad que muere

abril 26, 2009
1268170838_cce62fcf01

Panorámica de Civita di Bagnoregio

Situada a 100 Km. al noroeste de Roma, en la provincia de Viterbo y cerca del lago de Bolsena, la Civita di Bagnoregio fue hace unos 2.500 años escogida por los etruscos como asentamiento, tanto por su accesibilidad como por su situación estratégica y de fácil defensa. Ubicada sobre una plataforma de arcilla y tufo, los agentes metereológicos y la sempiterna actividad sísmica italiana se han conjurado para erosionar su frágil base y darle el peculiar aspecto actual, lo que llevó a los habitantes de la vecina localidad de Bagnoregio a llamarla “il Paese che muore” (la ciudad que muere) y por lo que en el 2006 fue incluida entre los 100 sitios más amenazados del mundo por el World Monuments Fun.

De sus primeros habitantes de aristocrática nariz y figura hierática ha quedado una necrópolis situada bajo el mirador de San Francisco viejo (belvedere di San Francesco Vecchio) o Gruta de San Buonaventura. En este lugar, una leyenda cuenta que San Francisco curó con un milagro al joven Giovanni Fidanza (San Buonaventura), quien con el tiempo llegaría a ser cardenal y un importante místico. Así, con el proceso de sincretismo de religiones tan habitual en el catolicismo, la necrópolis tirrena se convirtió en una capilla.

281142588_6e127aff1d

A tenor de los pocos documentos históricos existentes, parece comprobado que Civita di Bagnoregio y Bagnoregio constituyeron dos barrios de una misma población llamada, hacia el siglo XI, Balneum Regis. Según la tradición, este burgo debe su nombre al rey logombardo Desiderio (756-774 d.C.) quien se curó de una grave enfermedad gracias a las aguas termales existentes en la zona. Posteriormente, con la reincorporación de la provincia Lacial por parte de Carlomagno al papado como gesto de buena voluntad, Civita di Bagnoregio entraría en la órbita de la Iglesia hasta la unificación de Italia. Los habitantes de la Civita di Bagnoregio eran valientes y decididos a la hora de enfrentarse a poderosos enemigos, tal y como atestiguan las lapidas y escudos que recuerdan las sangrientas rebeliones que sostuvieron contras los abusos de dos familias nobiliarias: los Monaldeschi y los Baglioni. También hay que señalar los infructuosos intentos de otras ciudades más grandes y poderosas por someter a la Civita di Bagnoregio.

281131444_e910d030af

El declive de la urbe no fue culpa de la azarosa vida política y diplomatica de los Estados Italianos, sino por la geología. Así en 1695, un terrible terremoto marcó el principio del fin. Los destrozos en las viviendas y calles fueron de tal envergadura que los habitantes de Civita di Bagnoregio iniciaron un lento éxodo que dejaría a la población prácticamente despoblada. En la actualidad, Civita di Bagnoregio ha sido conquistado por un turismo culto y sensible, procedente en su mayoria de Inglaterra y Alemania. Como curiosidad, decir que aquí se rodó en 1970 la película Protesta general, protagonizada por dos mitos del séptimo arte italiano: Alberto Sordi y Vittorio Gassman.

2383663296_a826fd4edf

La fiesta más destacada es la llamada Palio della Tonna, una carrera de burros típica de muchas poblaciones italianas, la cual se realiza el primer domingo del mes de junio y el segundo de septiembre y que toma nombre de la forma circular del trayecto.

Ubicación:

Para + información:

La invención del estetoscopio

abril 26, 2009

Uno de las herramientas siempre presentes en el amplio instrumental médico es el estetoscopio, ya que es esencial a la hora de detectar fallos cardiacos, neumonía, asma u otras enfermedades pulmonares. El estetoscopio (del griego στηθοσκόπιο, observar) nos permite registrar gran cantidad de sonidos del organismo.

Laënec auscultando a un niño con su estetoscopio
Laënnec auscultando a un niño con su estetoscopio

Su invención data del año 1816 cuando el médico francés René Laënnec, quien paradójicamente murió de tuberculosis siendo un reconocido experto sobre esta enfermedad, tuvo que pasar consulta a una rolliza mujer afectada de una enfermedad cardiaca. La situación se volvió un tanto violenta cuando Laënnnec se dio cuenta de que tendría que poner su oído en el pecho de aquella mujer de oronda figura. Para solucionarlo el ingenioso médico enrolló un periódico y lo colocó directamente sobre el busto de la paciente. Y de esta manera tan caballerosa pudo escuchar los latidos del corazón con mayor nitidez que si hubiese apoyado su oído. La invención del estetoscopio constituyó una autentica revolución en los círculos médicos de la época, siendo el primer eslabón que constituiría el llamado diagnostico moderno, basado en interpretar las respuestas de los pacientes en función de lo hallado con el instrumental del galeno.

Para + información:

San Cosme y San Damián: patrones del trasplante de organos

abril 26, 2009

trasplante_sancosme

<<Oh Dios, nuestro médico y remediador eterno, que hiciste a Cosme y Damián inquebrantables en su fe, invencibles en su heroísmo, para llevar salud a las dolencias humanas, haz que por ellos sea curada nuestra enfermedad, y que por ellos también la curación sea sin recaída>>.

(Oración de la antigua liturgia hispana)

San Cosme y San Damián. Monasterio de la Santa Transfiguración, Brookline, MA, EEUU

Los hermanos San Cosme y San Damián, hermanos gemelos nacidos en la provincia romana de Arabia Petrea hacia el siglo III d.C, fueron afamados médicos en su tiempo, por lo que después de su ejecución a manos del gobernador romano de Cilicia por propagar la fe cristiana entre las más capas humildes de la sociedad fueron considerados junto al evangelista San Lucas como los santos patrones de los galenos, cirujanos, boticarios,… de toda la Cristiandad. Desde un principio, la tumba donde se depositaron sus aseteados y torturados restos por los soldados romanos en la localidad siria de Cirrhus se convirtió en un lugar con fama de milagrero, donde numerosos creyentes, incluidos personajes de la talla del emperador bizantino Justiniano I, aquejados de las más variadas enfermedades y dadas perdidas por los médicos acudían a sanar. Pero también su nombre ha quedado ligado a la historia de los trasplantes por una curiosa historia que os voy a referir ahora, y que ha quedado reflejado en numerosos lienzos, como es el caso del retablo que ilustra esta entrada realizado por el palentino Pedro Berruguete y que en la actualidad se encuentra expuesto en el Museo de la Real Colegiata de San Cosme y San Damian de la localidad burgalesa de Covarrubias; o el siguiente cuadro, obra atribuida a Fernando del Rincón y perteneciente a la pinacoteca del Museo del Prado.

El milagro de San Cosme y San Damián atribuido a Fernando del Rincón. En la actualidad, en el museo del Prado.

El milagro que unió definitivamente el nombre de San Cosme y San Damián con los trasplantes nos lo relata Jacques de Vorágine (siglo XIII) en su famosísima obra a lo largo de los siglos Leyenda áurea de la vida de los Santos. En esta compilación de milagros de santos y beatos el hagiógrafo galo nos cuenta como en el París del siglo XIII la pierna de un presbítero de una iglesia de la ciudad encomendada a la protección de los dos santos lentamente se fue gangrenando debido a un tumor o una infección, causándole grandes dolores. Tanto debió de ser su sufrimiento, que los patrones de su parroquia se apiadaron de su piadoso feligrés y una noche le sustituyeron el miembro enfermo por una extremidad sana procedente de un criado “moro” o de raza etiope que acababa de fallecer el día anterior, realizando así uno de los primeros trasplantes conocido por historia: <<…el encargado de cuidar el templo parisino dedicado a ambos santos sufría enormemente a causa de un tumor en su pierna; y una mañana despertó sin dolor y con una pierna obtenida del cadáver de un etíope fallecido el día de antes.>>. El relato se repite en distintas crónicas variando la fecha y el lugar en que fue realizado, los participantes, etc. Así el portento se localiza también en Egea, la localidad cilicia natal de Cosme y Damián, en vida de los mártires (el donante era un etíope y el receptor un mercader), y en la Roma del siglo XII donde el donante era un negro y el receptor un sacerdote.

La higiene en Roma

diciembre 6, 2008

“Cuestan tan poco las simples escobas, los trapos de cocina, el serrín! Descuidarte de tenerlos te cubre de vergüenza (…). Cuanto menos cuidado y gasto exigen esos detalles es más reprochable que si faltasen los refinamientos en las casas de los ricos.”

Este fragmento de las Sátiras del escritor latino Horacio señalan al afán de pulcritud en la sociedad romana. Debe señalarse que la limpieza, al igual que la mayoría de las tareas diarias, en los hogares con una cierta posición económica eran realizada por los esclavos, los cuales se convirtieron en un indicador de la posición de su dueño y garantizaban que su casa no se convirtiera en una zorrera.

pl_ima_merida_milagros
En la fotografía, acueducto de Mérida. Básicos para las ciudades del Imperio romano; en Roma aportaban más de un millón de metros cúbicos cada día.
“Nosotros lo único que necesitamos es una esclava que sepa tejer, que sepa moler, cortar la leña, barrer la casa, que se aguante con los azotes y que guise diariamente la comida de la casa” Escribía el comediógrafo latino Plauto.

La vida cotidiana:

Para la limpieza diaria del hogar romano se empleaban sistemas tradicionales como los paños, escobas y esponjas; además del agua y el serrín con los que se arrastraba o disolvía la suciedad.
Los paños más toscos se usaban en las cocinas en la limpieza y secado de las manos y la vajilla; mientras que sus hermanos de mejor calidad se reservaban para su uso en ciertas estancias, como la recepción de invitados.

Estas actividades fueron descritas en sus sátiras por el poeta latino Juvenal. (…)”Cuando va a llegar a tu casa un huésped pones en actividad a todos los tuyos [Esclavos]: “Barre el suelo, deja bien brillantes las columnas, fuera las telarañas de todos los rincones de la casa; esté abrillanta la plata, el otro friega los platos cincelados”, insta la voz del amo con el vergajo en la mano”.

Uno de los mayores quebraderos de cabeza de las matronas romanas y de los mayordomos de las casas fue el lavado de la ropa; se podía remojar y aclarar las prendas más ligeras, pero no se conocía en jabón, de modo que las piezas de lanas y las manchas más persistentes eran enviadas a las lavanderías. En estas se empleaban diversas sustancias minerales y vegetales, con múltiples aclarados.

Fullonica Stephani
En la fotografía, la llamada Fullonica Stephani, una lavandería y tintorería situada en Pompeya.
Las escobas, de hojas de palmera o tallos arbustivos. eran utilizadas para pulir y dejar brillantes los pavimentos de mosaico, mármol, ladrillo, arcilla apisonada; mientras que en los pavimentos no porosos, por ejemplo los suelos de comedor, se utilizaba serrín para absorber las grasas y líquidos, y si no un buen baldeo de agua.Otros utensilios frecuentes fueron las esponjas, utilizadas para limpiar las columnas y las mesas, pero también haciendo las necesidades de papel higiénico a la romana en el retrete.

Las letrinas; aguas mayores y menores:

En las casa romanas se utilizaban diversos tipos de potes y recipientes como orinales. Aunque para la gente de dineros tenían a su disposición sillas de retrete, bajo cuyo asiento había un recipiente, limpiado y vaciado con discreción por un esclavo, tras ser usado.
En las domus, hogar de patricios, aristócratas locales, mercaderes o comerciantes con fortuna, existían verdaderas letrinas. Eran fosas cubiertas con una placa horadada por agujeros circulares para uso de los habitantes de la casa, además junto a ellas siempre estaban presentes varias esponjas. En ella podían los esclavos vaciar las bacinillas de los amos.
Latrina (detall), termes d'Adrià, Lepcis Magna

Letrinas romanas en las termas de Adriano (Leptis Magna, Libia)

En las insulae, los edificios de varios pisos de altura en el Imperio Romano, los servicios eran comunes a todos los habitantes del inmueble; los cuales consistían por lo general en una tinaja oculta en el hueco de la escalera de la planta baja o en un fosa, en los que los habitantes más cívicos vertían el contenido de las bacinillas, aunque no faltaban los guarros y vagos que lo tiraban por la ventana. El “agua va” no es un invento del medievo.

Termas y baños; placer, ocio y lujo:

Mosaico de Piazza Armerina (Sicilia) Siglos III- IV

Una dama romana se dirige a las termas acompañada de sus sirvientes. Mosaico de Piazza Armerina (Sicilia) Siglos III- IV

“Orandum est ut sit mens sana in corpore sana” (“hay que pedir que haya una mente sana en un cuerpo también sano”), recordamos con el celebrado aforismo del ya nombrado Juvenal.

Los baños públicos existían de forma modesta en Roma desde el siglo II a.C. Estaban regentados por los llamados “balneator”, empresarios privados, a los que se podía acceder pagando una pequeña cantidad. Tenían pocas habitaciones, mal ventiladas e iluminadas y se caldeaban con braseros, utilizando bañeras con agua calentada previamente. Una situación perecida a la que se vivía en los baños europeos del medievo.

La situación cambio a partir de la invención de una cámara subterránea llamada hipocausto, donde se hacía circular el aire caliente originado en el horno (“praefurnium”); lo que permitió que las salas de baño fueran haciéndose más grandes y amplios.

Las primeras termas públicas eran edificios de considerables dimensiones dotados de todo tipo de lujos y refinamientos y de entrada gratuita. Destacan las mandadas construir por Marco Agripa en el Campo de Marte. Le siguieron las de Nerón, Tito y Trajano. Ya finales del siglo III se erigieron las mayores termas de Roma, las de Diocleciano.

Para los ciudadanos romanos, la visita a las termas servia de excusa para informarse sobre las últimas noticias de Roma y el Imperio. Los magistrados y los senadores se reunían allí para hablar de política, los empresarios ocupados en sus negocios, y el pueblo para tratar temas triviales o serios.

Vía: Blog Historia Romana

“Torres Quevedo” El primer dirigible español

noviembre 8, 2008

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El más prodigioso inventor de su tiempo” Asi es como definió Maurice d´Ocagne, presidente de la Sociedad Matemática Francesa, al inventor, matemático e ingeniero español Leonardo Torres Quevedo. Nació en Santa Cruz de Iguña (Cantabria) en 1852, y pronto destaca en sus estudios en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, quedando cuarto en su promoción.

Leonardo Torres Quevedo.jpg
Retrato de Torres Quevedo

Su celebridad le viene por diseñar y construir, junto al militar Alfredo Kindelán, el primer dirigible español; en el cual, además, se solucionaba el grave problema de suspensión de la barquilla. “España” que así se llamaba este primer globo aerostático fue construido en el Servicio de Aerostación Militar del Ejército, sita Guadalajara, en 1896. Realizo varios vuelos de de exposición y prueba, todos ellos finalizados con gran éxito.

Años más tarde, en 1908, se presento una nueva versión llamada “Torres Quevedo”, que fue tripulada tanto por su inventor como por diferentes aerosteros militares como Pedro Vives y Alfredo Kindelán. Fue tal el éxito, que trascendió las fronteras para ser reconocido a nivel internacional desde la Casa Astra francesa, con la comercialización de cien dirigibles en Francia, Reino Unido, Estado Unidos y Japón durante la I Guerra Mundial, sirviendo en los ejércitos de algunos países en labores de protección e inspección naval.

Torres Quevedo fue pionero también en inventos como el telekino, el primer dispositivo de mando a distancia del mundo, varios transbordadores, la automática o el aritmómetro electromecánico, una especie de ordenador.

Heroínas de la Guerra de Independencia esp.

octubre 31, 2008

Aunque posiblemente uno de las heroínas de la Guerra de Independencia española (1808-14) más conocida por el público sea la artíllera Agustina de Aragón, también hubo otras mujeres, pocas por desgracia, cuyas heroicas hazañas en los campos de batalla en un universo de hombres están empezando a recibir su merecido reconocimiento. Este es el caso de la gerundense María Farfá.

Ramón Marti i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu d'Art de Girona, Girona

Ramón Martí i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu de Gerona

Durante el sitio de Gerona por parte del ejército francés, el marido de María Farfá fue herido, por lo que tuvo que guardar cama en su casa. Y en esto que de repente empieza a sonar el toque de alarma. ¡Los regimientos franceses se dirigen a asaltar de nuevo la ciudad! Tras un momento de desconcierto general, todos los hombres sanos se dirigen a sus posiciones anteriormente fijadas; mientras que las mujeres, niños y ancianos atrancan las puertas y ventanas de sus casas, o bien se dirigen a las iglesias a rezar por sus familiares y a evitar la barbarie posterior en caso de que la ciudad caiga. En un arranque de ánimo y valentia, lo que habla mucho de su carácter, María coge el fusil de su marido y dirige sus pasos hacia el baluarte de San Francisco a combatir cuerpo a cuerpo. Pero al verla unos artilleros, hombres machotes y rudos, le increpan que su lugar es estar en su casa cuidando a su esposo. Pero ella no se achanta y responde: “Cuando suena la alarma, éste (refiriéndose al fusil) es mi marido.

¿Sabías que…?

octubre 30, 2008

… una lápida recuerda que los burgales fueron los primeros en alzarse contra los franceses.

Al pueblo burgalés
que antes que ninguno de
España se alzó contra los
franceses invasores
en esta plaza donde murieron por
la patria, Manuel de la Torre,
Nicolás Gutiérrez y Tomás Gredilla
el 18 de abril de 1808 A los heroicos vocales de
la Junta Superior de Burgos
José Ortiz de Covarrubias, Pedro Gordo,
Eulogio José Muro y José Gregorio Navas,
mártires de la independencia
patria, ahorcados en Soria
el 2 de abril de 1812.
El Ayuntamiento de Burgos 1937

Asi reza la lapida conmemorativa que fue alzada en Burgos en el año 1937, en plena guerra civil, en el Arco de Santa María, puerta emblemática de la muralla de la capital, antigua sede del Regimiento (ayuntamiento) burgalés, frente a la Catedral, en la Plaza del Rey San Fernando. Intuyendo que las tropas napoleónicas no estaban de paso en España hacia Portugal, como habían hecho creer, hizo que tras la detención de un correo español que venía de Vitoria, donde se encontraba el monarca, hacia Burgos camino de Madrid; un buen número de burgaleses acudió a protestar contra el intendente de la ciudad. Éste, una vez viendo los ánimos exaltados (…que el horno no estaba para bollos…), se refugió en el Palacio Arzobispal, protegido por un destacamento de fuerzas francesas. El pueblo burgalés aún más indignado por este hecho, prosiguió con sus quejas, a lo que lo que los guardias respondieron con una serie de disparos que mato a tres personas: Manuel de la Torre, Nicolás Gutierrez y Tomás Gredilla. Era el 18 de Abril de 1808.

El siguiente texto, escrito con la simpleza propia de un tornero llamado Marcos Palomar, ilustra los dramáticos momentos.

(…)” Viendo esto dichas gentes, que más me pareció basura que personas, volvieron a vocear: ¡muera!, ¡muera!, ¡muera!, de modo que queriendo a pedradas, los muchachos atropellar la guardia y por último decían: ¡fuera de ahí esa guardia!, atropellaron unos bárbaros a quitar el fusil a la centinela y darlos y darlos de palos; esto que vio el Comandante que tenían, mandó hacer fuego.

A la primera descarga tres hombres quedaron muertos en el suelo, de este modo se retiró la gente”.(…)

Este incidente fue definido posteriormente por algunos autores como Albarellos y García de Quevedo como el 2 de Mayo burgales”.