Archive for the ‘Otras’ Category

Castro de las Cogotas (Avila, España)

abril 26, 2009
Panorámica del castro de las Cogotas

Conocido desde 1876, el Castro de las Cogotas, situado en la localidad avulense de Cardeñosa, fue excavado entre 1927 y 1931 por el arqueologo turolense Juan Cabré, sirviendo para para definir la culturas arqueológicas de la prehistoria en el centro peninsular: la decisiva etapa de Bronce final (1200-850 a.C.), y la ocupación de la Segunda Edad de Hierro (450-50 a.C.), periodo al que pertenecen el grueso de los testimonios visibles. El yacimiento ha sido objeto de trabajos más recientes, debido a la construcción del pantano epónimo que inundo varias zonas del mismo.
Recreación de la supuesta entrada al castro de las Cogotas

La población aborigen de los distintos pueblos que habitaban el centro y norte de la Península Ibérica antes de la llegada de los romanos habitaba asentamientos defensivos llamados castros u oppida. Empezados a habitar desde el siglo VI a.C., estas edificaciones militares se caracterizan por carecer de calles que formen ángulos rectos, llenos de construcciones de planta casi siempre circular, su situación en emplazamiento elevado, y su aprovechamiento de las defensas naturales de un cerro o resalte geográfico al que fortifican con una potente muralla que comprende a las viviendas.

Toros de Guisando (El Tiemblo, Alava)

El pueblo prerromano vettón, que ocupó las actuales provincias de Salamanca, norte de Cáceres, Ávila, Zamora y Toledo, fue uno de los pueblos más destacados y especializados en la erección de este tipo de estructuras, lo que nos revela un paisaje sembrado por la hostilidad y la lucha por los recursos naturales, previo al uso militar con la invasión de Roma. Junto al castro de las Cogotas que domina el valle de Ámbles sobre el río Adaja y que recibe su nombre de los berrocales de granito que caracterizan el paisaje de esta zona, sobresalen los castros de Ulaca, en Soloancho, El Raso de Candelada o la Mesa de Miranda en Chamartín de la Sierra. La imagen representativa de este pueblo eminentemente ganadero son las esculturas de Verracos, bóvidos o cerdos de , piedra tallados en granito como símbolo, marca territorial o estela funeraria, cuyo conjunto más destacado son los toros de Guisando, situados en la también localidad avulense de El Tiemblo.

Guerrero Vettón de la Coraja
Procedente del Castro de la Coraja, Aldeacentenera, (Cáceres).
Museo Arqueológico de Cáceres.

Embalse de las Cogotas

A partir de los siglos IV-III antes de nuestra era se percibe una fuerte transformación en la fisonomía de estas comunidades indígenas. Se elevan recintos protegidos por fosos, murallas pétreas, torres y campos de piedras para dificultar el avance de la infantería y caballería enemigas. El castro de las Cogotas no escapa a esta influencia, manifestándose en la erección de dos murallas ciclopéas guarnecidas por bastiones y piedras hincadas ante sus entradas. La más interior guarda en su interior a la acrópolis y a las viviendas pertenecientes a los miembros de la élite del poblado, y por tanto la parte del poblado más elevada y difícil de conquistar por unos hipotéticos invasores, mientras que el otro círculo de fortificaciones abarca 15 hectáreas de terreno, permitiendo guardar en él numerosas cabezas de ganado en épocas de razías fronterizas o asedios. Este último círculo de murallas, situado al sur, se dedicó a actividades comunales, sea el caso de ferias de ganado y mercados, además de albergar en su interior una fragua, un basurero y una alfarería. Se ha calculado que pudo albergar a unas 250 personas. Son murallas compuestas por un doble muro de mampostería en seco con un relleno que en ocasiones superan los diez metros de espesor. Asimismo hay que destacar en el exterior de la población, concretamente a unos 250 metros de las murallas, la presencia de una necrópolis de notable extensión compuesta por más de 1400 tumbas divididas en 4 zonas claramente diferenciadas, quizá debido a la pertenencia de los enterrados a diferentes clanes.

Vídeos:

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=lD7tYa4pqtI]

Ubicación:

Para + información:
Fuente: Historia Romana
Anuncios

La ciudad que muere

abril 26, 2009
1268170838_cce62fcf01

Panorámica de Civita di Bagnoregio

Situada a 100 Km. al noroeste de Roma, en la provincia de Viterbo y cerca del lago de Bolsena, la Civita di Bagnoregio fue hace unos 2.500 años escogida por los etruscos como asentamiento, tanto por su accesibilidad como por su situación estratégica y de fácil defensa. Ubicada sobre una plataforma de arcilla y tufo, los agentes metereológicos y la sempiterna actividad sísmica italiana se han conjurado para erosionar su frágil base y darle el peculiar aspecto actual, lo que llevó a los habitantes de la vecina localidad de Bagnoregio a llamarla “il Paese che muore” (la ciudad que muere) y por lo que en el 2006 fue incluida entre los 100 sitios más amenazados del mundo por el World Monuments Fun.

De sus primeros habitantes de aristocrática nariz y figura hierática ha quedado una necrópolis situada bajo el mirador de San Francisco viejo (belvedere di San Francesco Vecchio) o Gruta de San Buonaventura. En este lugar, una leyenda cuenta que San Francisco curó con un milagro al joven Giovanni Fidanza (San Buonaventura), quien con el tiempo llegaría a ser cardenal y un importante místico. Así, con el proceso de sincretismo de religiones tan habitual en el catolicismo, la necrópolis tirrena se convirtió en una capilla.

281142588_6e127aff1d

A tenor de los pocos documentos históricos existentes, parece comprobado que Civita di Bagnoregio y Bagnoregio constituyeron dos barrios de una misma población llamada, hacia el siglo XI, Balneum Regis. Según la tradición, este burgo debe su nombre al rey logombardo Desiderio (756-774 d.C.) quien se curó de una grave enfermedad gracias a las aguas termales existentes en la zona. Posteriormente, con la reincorporación de la provincia Lacial por parte de Carlomagno al papado como gesto de buena voluntad, Civita di Bagnoregio entraría en la órbita de la Iglesia hasta la unificación de Italia. Los habitantes de la Civita di Bagnoregio eran valientes y decididos a la hora de enfrentarse a poderosos enemigos, tal y como atestiguan las lapidas y escudos que recuerdan las sangrientas rebeliones que sostuvieron contras los abusos de dos familias nobiliarias: los Monaldeschi y los Baglioni. También hay que señalar los infructuosos intentos de otras ciudades más grandes y poderosas por someter a la Civita di Bagnoregio.

281131444_e910d030af

El declive de la urbe no fue culpa de la azarosa vida política y diplomatica de los Estados Italianos, sino por la geología. Así en 1695, un terrible terremoto marcó el principio del fin. Los destrozos en las viviendas y calles fueron de tal envergadura que los habitantes de Civita di Bagnoregio iniciaron un lento éxodo que dejaría a la población prácticamente despoblada. En la actualidad, Civita di Bagnoregio ha sido conquistado por un turismo culto y sensible, procedente en su mayoria de Inglaterra y Alemania. Como curiosidad, decir que aquí se rodó en 1970 la película Protesta general, protagonizada por dos mitos del séptimo arte italiano: Alberto Sordi y Vittorio Gassman.

2383663296_a826fd4edf

La fiesta más destacada es la llamada Palio della Tonna, una carrera de burros típica de muchas poblaciones italianas, la cual se realiza el primer domingo del mes de junio y el segundo de septiembre y que toma nombre de la forma circular del trayecto.

Ubicación:

Para + información: