Archive for the ‘España’ Category

¡No tengo una gorda!

octubre 25, 2009

Aún todavía se pueden escuchar en España de boca de padres o abuelos las expresiones pertenecientes a la cultura popular “no tengo una perra” y “no tengo una gorda“, utilizadas para referirse a la falta de dinero. Estos dichos coloquiales encuentran su origen en 1868 con la creación de una nueva moneda oficial por el Gobierno Provisional liderado por Francisco Serrano, la peseta de 100 céntimos, con el objetivo de solucionar el déficit crónico que venía padeciendo la hacienda pública desde el reinado de Fernando VII además de terminar de una vez por todas con la diversidad de monedas existentes hasta entonces.

5 céntimos o Perra chica, la Perra gorda (10 cts) tenia iguales anverso y reverso, cambiando solo el valor facial y su tamaño

5 céntimos o Perra chica, la Perra gorda (10 cts) tenia iguales anverso y reverso, cambiando solo el valor facial y su tamaño.

Las monedas de 10 cts. y de 5 cts. pertenecientes a esta acuñación llevaban grabadas en la cara un león rampante que sostenía un escudo de España, pero como los usuarios no llegaron a identificar a esta especie tan exótica asimilaron al felino con un gran perro. De este modo la moneda de más valor recibió el apelativo de “la perra gorda“, y por contraposición se llamo “la perra chica” a la más pequeña.

Fuente: HISPANIA Historia de España, Ed. Vicens Vives.

Vía: Blog Historia Infinita

¿Quién inventó la propina?

mayo 13, 2009

propina

La inventaron los griegos que tenían por costumbre beber solo una parte del contenido de la copa. La propina era el resto que se tomaba la persona a cuya salud se brindaba. Como recuerdo de este práctica ha quedado la etimología de propina, la cual proviene del latín propināre “dar de beber”. Su significado ha cambiado tanto que en unos sitios es obligatorio y en otros se ve como una ofensa. En algunos locales de Nueva York cuelga un letrero que dice “La propina no es una ciudad de China” para recordar al cliente que no se haga el sueco y que deje una propina que oscila entre el 15 y el 20% del la cuenta. En cambio, en Japón es casi un insulto: se piensa que quien la da pretende aparentar superioridad. En mi caso, en España se da propina a quien ejerce un buen servicio y del que hemos quedado satisfechos; aunque en el extranjero solemos ostentar el titulo de estirados.

*La fotografía proviene de la galería de Flickr de Jorge Jorquera.

“Torres Quevedo” El primer dirigible español

noviembre 8, 2008

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El más prodigioso inventor de su tiempo” Asi es como definió Maurice d´Ocagne, presidente de la Sociedad Matemática Francesa, al inventor, matemático e ingeniero español Leonardo Torres Quevedo. Nació en Santa Cruz de Iguña (Cantabria) en 1852, y pronto destaca en sus estudios en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, quedando cuarto en su promoción.

Leonardo Torres Quevedo.jpg
Retrato de Torres Quevedo

Su celebridad le viene por diseñar y construir, junto al militar Alfredo Kindelán, el primer dirigible español; en el cual, además, se solucionaba el grave problema de suspensión de la barquilla. “España” que así se llamaba este primer globo aerostático fue construido en el Servicio de Aerostación Militar del Ejército, sita Guadalajara, en 1896. Realizo varios vuelos de de exposición y prueba, todos ellos finalizados con gran éxito.

Años más tarde, en 1908, se presento una nueva versión llamada “Torres Quevedo”, que fue tripulada tanto por su inventor como por diferentes aerosteros militares como Pedro Vives y Alfredo Kindelán. Fue tal el éxito, que trascendió las fronteras para ser reconocido a nivel internacional desde la Casa Astra francesa, con la comercialización de cien dirigibles en Francia, Reino Unido, Estado Unidos y Japón durante la I Guerra Mundial, sirviendo en los ejércitos de algunos países en labores de protección e inspección naval.

Torres Quevedo fue pionero también en inventos como el telekino, el primer dispositivo de mando a distancia del mundo, varios transbordadores, la automática o el aritmómetro electromecánico, una especie de ordenador.

Heroínas de la Guerra de Independencia esp.

octubre 31, 2008

Aunque posiblemente uno de las heroínas de la Guerra de Independencia española (1808-14) más conocida por el público sea la artíllera Agustina de Aragón, también hubo otras mujeres, pocas por desgracia, cuyas heroicas hazañas en los campos de batalla en un universo de hombres están empezando a recibir su merecido reconocimiento. Este es el caso de la gerundense María Farfá.

Ramón Marti i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu d'Art de Girona, Girona

Ramón Martí i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu de Gerona

Durante el sitio de Gerona por parte del ejército francés, el marido de María Farfá fue herido, por lo que tuvo que guardar cama en su casa. Y en esto que de repente empieza a sonar el toque de alarma. ¡Los regimientos franceses se dirigen a asaltar de nuevo la ciudad! Tras un momento de desconcierto general, todos los hombres sanos se dirigen a sus posiciones anteriormente fijadas; mientras que las mujeres, niños y ancianos atrancan las puertas y ventanas de sus casas, o bien se dirigen a las iglesias a rezar por sus familiares y a evitar la barbarie posterior en caso de que la ciudad caiga. En un arranque de ánimo y valentia, lo que habla mucho de su carácter, María coge el fusil de su marido y dirige sus pasos hacia el baluarte de San Francisco a combatir cuerpo a cuerpo. Pero al verla unos artilleros, hombres machotes y rudos, le increpan que su lugar es estar en su casa cuidando a su esposo. Pero ella no se achanta y responde: “Cuando suena la alarma, éste (refiriéndose al fusil) es mi marido.

¿Sabías que…?

octubre 30, 2008

… una lápida recuerda que los burgales fueron los primeros en alzarse contra los franceses.

Al pueblo burgalés
que antes que ninguno de
España se alzó contra los
franceses invasores
en esta plaza donde murieron por
la patria, Manuel de la Torre,
Nicolás Gutiérrez y Tomás Gredilla
el 18 de abril de 1808 A los heroicos vocales de
la Junta Superior de Burgos
José Ortiz de Covarrubias, Pedro Gordo,
Eulogio José Muro y José Gregorio Navas,
mártires de la independencia
patria, ahorcados en Soria
el 2 de abril de 1812.
El Ayuntamiento de Burgos 1937

Asi reza la lapida conmemorativa que fue alzada en Burgos en el año 1937, en plena guerra civil, en el Arco de Santa María, puerta emblemática de la muralla de la capital, antigua sede del Regimiento (ayuntamiento) burgalés, frente a la Catedral, en la Plaza del Rey San Fernando. Intuyendo que las tropas napoleónicas no estaban de paso en España hacia Portugal, como habían hecho creer, hizo que tras la detención de un correo español que venía de Vitoria, donde se encontraba el monarca, hacia Burgos camino de Madrid; un buen número de burgaleses acudió a protestar contra el intendente de la ciudad. Éste, una vez viendo los ánimos exaltados (…que el horno no estaba para bollos…), se refugió en el Palacio Arzobispal, protegido por un destacamento de fuerzas francesas. El pueblo burgalés aún más indignado por este hecho, prosiguió con sus quejas, a lo que lo que los guardias respondieron con una serie de disparos que mato a tres personas: Manuel de la Torre, Nicolás Gutierrez y Tomás Gredilla. Era el 18 de Abril de 1808.

El siguiente texto, escrito con la simpleza propia de un tornero llamado Marcos Palomar, ilustra los dramáticos momentos.

(…)” Viendo esto dichas gentes, que más me pareció basura que personas, volvieron a vocear: ¡muera!, ¡muera!, ¡muera!, de modo que queriendo a pedradas, los muchachos atropellar la guardia y por último decían: ¡fuera de ahí esa guardia!, atropellaron unos bárbaros a quitar el fusil a la centinela y darlos y darlos de palos; esto que vio el Comandante que tenían, mandó hacer fuego.

A la primera descarga tres hombres quedaron muertos en el suelo, de este modo se retiró la gente”.(…)

Este incidente fue definido posteriormente por algunos autores como Albarellos y García de Quevedo como el 2 de Mayo burgales”.

Mª Teresa León, la gran olvidada de la generación del 27

septiembre 12, 2008

Eclipsada por la sombra de su marido, el poeta y pintor Rafael Alberti, la escritora Mª Teresa León realizo una amplia labor literaria que está empezando a ver la luz.

Infancia y juventud

Maria Teresa León Goyri nace en Logroño el 31 de Octubre de 1903, hija de un coronel del ejercito, aunque muy pronto, en 1905 su familia se traslada a Madrid. Durante los primeros años de su infancia madrileña, se relaciono con la familia del historiador y folklorista Ramón Menéndez Pidal, cuya casa fue una escuela en la que reconocería el talante inquieto de Maria Teresa León y una fuente de inspiración literaria posterior.

A los 17 años, la escritora contrae matrimonio con Gonzalo de Sebastián, del que tras varias crisis matrimoniales y dos hijos en común: Gonzalo (1920) y Enrique (1925), se separa en 1929.

Maria Teresa León con dos hijos de su primer matrimonio

Tras la separación de su marido, la escritora se instala en Burgos, donde su temprana vocación literaria le lleva a colaborar en el Diario de Burgos, mediante artículos, pequeños relatos y crónicas de sociedad; sobre acontecimientos culturales o artísticos que tenían lugar en la ciudad y, especialmente de sucesos o problemas sociales del momento, donde conjugaba el reclamo de la caridad cristiana con su proyección progresista. También colabora en revistas argentinas y españolas(Burgos, Caras y Caretas, La Gaceta Literaria), e inicia la publicación de sus primeras colecciones de cuentos ( Cuentos para soñar y La Bella del mal amor), ya en Madrid, adonde se traslada en 1930, con la intención de vincularse definitivamente a la literatura.

Nueva vida en Madrid

María Teresa León y Rafael Alberti

Una vez en Madrid , Mª Teresa se relaciona en el ámbito cultural y literario, campos donde conoce a los miembros de la generación de 27; tales como el cineasta Buñuel, artistas como Dalí y escritores como Machado, Lorca, Cernuda, Salinas, Neruda… y al que seria el compañero de su vida, el poeta Rafael Alberti. La unión con el gaditano supuso una ruptura con su mundo anterior e inicio una nueva etapa vital. A la vez, Alberti, reconoció el trastorno que supuso en su vida con estas palabras: “… apareció María Teresa y lo arraso todo”.

Durante los años 1932-1935, Maria Teresa León y Rafael Alberti visitaron numerosos países europeos y americanos, cuya experiencia les proporciona una nueva visión del arte y de la realidad, y la orientación social y política de su literatura, percibida ya en la revista Octubre, la obra de teatro Huelga en el puerto y los Cuentos de la España actual.

Durante la guerra civil española, Mª Teresa se implica en las misiones culturales desarrolladas por la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Dirige publicaciones como Mono Azul y participa activamente con las Guerrillas del Teatro. También colabora junto a su marido en la evacuación de los cuadros más valiosos del Museo del Prado.

Exilio y Regreso a España

Viendo que el fin de la II Republica se aproxima a su fin, la escritora y Rafael Alberti abandonan España el 6 de Marzo de 1939. Tras breves estancias en Orán, Marsella y París, embarcan al exilio argentino. La diáspora de la generación del 27, iniciada por la muerte de Lorca, se completa definitivamente. En Argentina, la vida del matrimonio Alberti, entristecida por el exilio, se alegra por el nacimiento de su hija Aitana. Durante 23 años de vida en Buenos Aires, María Teresa alcanza el cenit de su producción literaria; novelas, biografías, guiones de cine, y colecciones de cuentos ven la luz.

Alberti con su hija Aitana

En 1963 el matrimonio Alberti se instala en el Trastévere, el populoso barrio romano donde vivirán años felices, y donde Mª Teresa realizara su autobiografía Memorias de la melancolía“.

Maria Teresa León y Rafael Alberti regresan a España el 27 de Abril de 1977, tras una ausencia de 38 años. Sin embargo, la mala suerte persiguió a la pareja. Aquejada de mal de Alzehimer, es ingresada en un sanatorio donde morirá el 13 de Diciembre de 1988.

El arma secreta de Yusuf

septiembre 12, 2008

La música se ha utilizado con fines militares durante muchos años: la mayor parte de las veces para animar a los soldados e infundirles valor; en otras ocasiones, incluso para amedrentar al enemigo. Este es el caso de la historia de los tambores de Yusuf.

Durante el siglo XI invadieron la península Ibérica los terribles almorávides al mando de Yusuf. Eran una especie de monjes-soldado musulmanes con una visión rigorista del Islam. Su ejercito estaba formado por guerreros vestidos totalmente de negro, que se lanzaron contra los reinos cristianos utilizando una nueva arma: miles de grandes tambores y escudos, hechos o revestidos por la recia piel del hipópotamo. Cuando los tocaban ensordecían a los enemigos que huían aterrorizados. El propio rey Alfonso VI estuvo a punto de morir en la batalla. Tan solo un ejército cristiano logró derrotarles: el de Rodrigo Díaz de Vivar, alias el “Cid“.

El origen del anticatalanismo o catalanofobia en Castilla y sus consecuencias

septiembre 10, 2008

“…Malditos catalufos…” Esta expresión es muy utilizada en Castilla con carácter despectivo para referirse a los catalanes y su cultura, lengua…

IsabellaII.png

Isabel II de España en un retrato del pintor español Federico Madrazo y Küntz

El origen de este anticatalanismo castellano parece radicar en el fin del reinado de Isabel II de España. Esta época coincidió con una fuerte crisis de subsistencia y financiera en Castilla. Al no encontrar la ayuda del gobierno, la burguesía harinera castellana se sintió discriminada respecto a la industrial catalana, la cual había sido apoyada por el Estado, surgiendo así la catalanofobia. Posteriormente, esta aversión estuvo presente en el ideario de partidos de carácter españolista o regionalista, tal como se ve en el siguiente fragmento del mensaje de las Diputaciones de Castilla al Gobierno, 1918:

“Excelentísimo señor presidente del Consejo de Ministros:

Viene Castilla desde hace muchos años sufriendo en silencio toda suerte de vejaciones, ultrajes y menosprecios de elementos importantes de Cataluña, donde políticos sectarios, literatos, colectividades y periódicos que representan a aquellos, parecen haberse conjurado para hacer odioso el nombre del castellano, comprendiendo en este calificativo todo lo que es español. (…)

La propaganda corrosiva que disfrazándose con los nombres de regionalismo, autonomismo y nacionalismo encubría más hondos fines, se ha arrancado la máscara concretando en un proyecto de autonomía a sus aspiraciones y esas aspiraciones vulneran de tal modo la soberanía de España, que no pueden pasar sin la enérgica protesta de todo el que se llame español. (…)”

Este anticatalanismo, tal como se percibe en esta carta, se junto con el nacionalismo español (mito de la Castilla eterna y forjadora de España), lo cual tuvo mucho que ver con la rápida adhesión de Castilla a la causa nacional en la Guerra Civil española 

La península Ibérica y su reborde septentrional por el geógrafo Estrabón (fragmento)

septiembre 9, 2008
Mapa de Europa según Estrabón.

Mapa de Europa según Estrabón

“Su parte primera por Occidente es, como dijimos, Iberia. De ésta, la mayor parte es difícilmente habitable, pues en una gran extensión la pueblan montañas, bosques y llanuras de suelo tan pobre que ni siquiera disfrutan del agua uniformemente. La parte septentrional es extremadamente fría, a lo que se añade la aspereza, y vecina del Océano, sumando a esto el aislamiento y la falta de lazos con las otras regiones, de modo que presenta pésimas condiciones de habitabilidad. Estas regiones son como decimos, pero en cambio la del sur es casi en su totalidad fértil […] Iberia se asemeja a una piel de toro extendida […] sobre todo en el Pirine, que constituye el flanco oriental. Porque la cadena, que se extiende ininterrumpidamente de sur a norte, separa Céltica de Iberia […] Todos los montañeses son austeros, beben normalmente agua, duermen en el suelo y dejan que el cabello les llegue muy abajo, como mujeres, pero luchan ciñéndose la frente con una banda. Comen principalmente chivos […] Los montañeses, durante dos tercios del año, se alimentan de bellotas de encina, triturándolas y luego moliéndolas y fabricando con ellas un pan que se conserva un tiempo […].
Este, como he expuesto, es el género de vida de los montañeses, y me refiero a los que jalonan el flanco norte de Iberia: galaicos, astures y cántabros hasta llegar a los vascones y el Pirene; pues el modo de vida de todos ellos es semejante. Pero temo dar demasiados nombres, rehuyendo lo fastidioso de su transcripción […]. Actualmente su situación ha mejorado gracias a la paz y la presencia de los romanos, pero los que gozan menos de las ventajas de la civilización son más duros y brutales.”

Estrabón, Geografía III 1, 2-3; 3, 7-8
——————————————————————————————–

Estrabón describe la situación de estos pueblos resaltando sus diferencias a peor con la civilización romana; ausencia de cultivo de cereales como el trigo, no beben vino, los cabellos largos… Es un fragmento que destaca por la presencia de publicidad subliminal sobre las ventajas de la conquista romana.
Cabe destacar la ignorancia geográfica del autor respecto a la situación de los Pirineos, situándoles al este de Hispania y orientados de norte a sur.

——————————————————————————————–

Sobre el autor:

Estrabón según un grabado del siglo XVI

Estrabón según un grabado del siglo XVI

Estrabón fue un geógrafo e historiador griego nacido en Amasia, ciudad del Ponto (la actual Amasía, en Turquía) en el año 63 a. C. La fecha de su muerte se sitúa sobre el año 19.

Fue un gran viajero que, aprovechando la pax romana, recorrió casi todas las tierras de la ecúmene, llegando a Armenia en oriente, hasta Cerdeña en occidente, y desde el Mar Euxino (Mar Negro) en el norte hasta los límites de Etiopía en el sur. Recorrió el Nilo hasta Asuán en una expedición dirigida por Elio Galo, prefecto romano de Egipto.
De él se conservan únicamente algunos fragmentos de su trabajo histórico, sus Memorias históricas, en 43 libros, complemento de la historia del griego Polibio. En cambio sí se recoge casi por completo su magna obra Geographiká (Geografía), la cual se fecha entre los años 29 a. C., en que da comienzo su periplo, hasta el año 7. Consta de 17 volúmenes de una descripción detallada del mundo tal como se conoció en la antigüedad y poseen un gran valor, sobre todo como informe, por sus propias y extensas observaciones. Interesa señalar que el tercero de ellos lo dedica a Iberia y lo que en él se dice fue recopilado de otras fuentes, sobre todo de Posidonio, ya que Estrabón nunca estuvo en la Península Ibérica.

Vía: Blog Historia Romana