Archive for the ‘Italia’ Category

La ciudad que muere

abril 26, 2009
1268170838_cce62fcf01

Panorámica de Civita di Bagnoregio

Situada a 100 Km. al noroeste de Roma, en la provincia de Viterbo y cerca del lago de Bolsena, la Civita di Bagnoregio fue hace unos 2.500 años escogida por los etruscos como asentamiento, tanto por su accesibilidad como por su situación estratégica y de fácil defensa. Ubicada sobre una plataforma de arcilla y tufo, los agentes metereológicos y la sempiterna actividad sísmica italiana se han conjurado para erosionar su frágil base y darle el peculiar aspecto actual, lo que llevó a los habitantes de la vecina localidad de Bagnoregio a llamarla “il Paese che muore” (la ciudad que muere) y por lo que en el 2006 fue incluida entre los 100 sitios más amenazados del mundo por el World Monuments Fun.

De sus primeros habitantes de aristocrática nariz y figura hierática ha quedado una necrópolis situada bajo el mirador de San Francisco viejo (belvedere di San Francesco Vecchio) o Gruta de San Buonaventura. En este lugar, una leyenda cuenta que San Francisco curó con un milagro al joven Giovanni Fidanza (San Buonaventura), quien con el tiempo llegaría a ser cardenal y un importante místico. Así, con el proceso de sincretismo de religiones tan habitual en el catolicismo, la necrópolis tirrena se convirtió en una capilla.

281142588_6e127aff1d

A tenor de los pocos documentos históricos existentes, parece comprobado que Civita di Bagnoregio y Bagnoregio constituyeron dos barrios de una misma población llamada, hacia el siglo XI, Balneum Regis. Según la tradición, este burgo debe su nombre al rey logombardo Desiderio (756-774 d.C.) quien se curó de una grave enfermedad gracias a las aguas termales existentes en la zona. Posteriormente, con la reincorporación de la provincia Lacial por parte de Carlomagno al papado como gesto de buena voluntad, Civita di Bagnoregio entraría en la órbita de la Iglesia hasta la unificación de Italia. Los habitantes de la Civita di Bagnoregio eran valientes y decididos a la hora de enfrentarse a poderosos enemigos, tal y como atestiguan las lapidas y escudos que recuerdan las sangrientas rebeliones que sostuvieron contras los abusos de dos familias nobiliarias: los Monaldeschi y los Baglioni. También hay que señalar los infructuosos intentos de otras ciudades más grandes y poderosas por someter a la Civita di Bagnoregio.

281131444_e910d030af

El declive de la urbe no fue culpa de la azarosa vida política y diplomatica de los Estados Italianos, sino por la geología. Así en 1695, un terrible terremoto marcó el principio del fin. Los destrozos en las viviendas y calles fueron de tal envergadura que los habitantes de Civita di Bagnoregio iniciaron un lento éxodo que dejaría a la población prácticamente despoblada. En la actualidad, Civita di Bagnoregio ha sido conquistado por un turismo culto y sensible, procedente en su mayoria de Inglaterra y Alemania. Como curiosidad, decir que aquí se rodó en 1970 la película Protesta general, protagonizada por dos mitos del séptimo arte italiano: Alberto Sordi y Vittorio Gassman.

2383663296_a826fd4edf

La fiesta más destacada es la llamada Palio della Tonna, una carrera de burros típica de muchas poblaciones italianas, la cual se realiza el primer domingo del mes de junio y el segundo de septiembre y que toma nombre de la forma circular del trayecto.

Ubicación:

Para + información:

Anuncios

Roma, capital económica

septiembre 12, 2008

La necesidad de abastecer a las ciudades del Imperio Romano provoco un fuerte desarrollo del comercio de variadas mercancías: productos agrícolas, minerales, y artesanos, como la cerámica griega o las sedas y perfumes de Oriente.

El comercio se hizo más fácil por el uso de moneda como moneda de pago y un idioma común como lingua franca, el latín. Para favorecer el transporte de mercancías entre Roma y las provincias se construyó toda una red de calzados y se edificaron puertos a lo largo del Mediterráneo.

Mapa del comercio romano durante el Imperio.

Conocemos algunas de las principales rutas comerciales marítimas, y su duración media: Pozzuoli-Alejandría, 9 días; NarbonaAlejandría, 20 días; Ostia-Narbona, 3 días; Alejandría-Marsella, 30 días; Gades-Ostia, 7 días; Hispania Citerior-Ostia, 4 días, etc…Las travesías podían ser más largas o más cortas, ya que dependían del tipo de embarcación y de la dirección y la fuerza de los vientos. En el Mare Nostrum la navegación quedaba suspendida mare clausum desde mediados de noviembre hasta mediados de marzo. Se construyeron muelles, faros, escolleras; el auge de los puertos gracias al comercio fue inmenso, destacando el puerto de Ostia el primero y más grande de Roma.

El mercado de Trajano tenía más de 150 tiendas.

La prosperidad y desarrollo del comercio romano queda reflejado en este fragmento de un discurso de Aelio, siglo I d.C.

(…) En cada estación del año, sobre todo en Otoño, llegan tantos barcos de transporte a atracar a las orillas del Tíber, que Roma es como el mercado universal del mundo. Se pueden ver en gran cantidad cargamentos venidos desde la India y de la Arabia feliz. Los tejidos de Babilonia y las joyas de los países bárbaros más lejanos llegan en gran facilidad. Vuestros campos, romanos, son los de Egipto, Sicilia y la parte cultivada de África. Se puede decir que lo que nunca se ha visto en Roma es que nunca ha existido. (…)

Mosaico en el que se representan los trabajos de carga y descarga de un barco en las costas de Tunicia África)

Ver también: