Archive for the ‘Personajes’ Category

“Torres Quevedo” El primer dirigible español

noviembre 8, 2008

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El más prodigioso inventor de su tiempo” Asi es como definió Maurice d´Ocagne, presidente de la Sociedad Matemática Francesa, al inventor, matemático e ingeniero español Leonardo Torres Quevedo. Nació en Santa Cruz de Iguña (Cantabria) en 1852, y pronto destaca en sus estudios en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, quedando cuarto en su promoción.

Leonardo Torres Quevedo.jpg
Retrato de Torres Quevedo

Su celebridad le viene por diseñar y construir, junto al militar Alfredo Kindelán, el primer dirigible español; en el cual, además, se solucionaba el grave problema de suspensión de la barquilla. “España” que así se llamaba este primer globo aerostático fue construido en el Servicio de Aerostación Militar del Ejército, sita Guadalajara, en 1896. Realizo varios vuelos de de exposición y prueba, todos ellos finalizados con gran éxito.

Años más tarde, en 1908, se presento una nueva versión llamada “Torres Quevedo”, que fue tripulada tanto por su inventor como por diferentes aerosteros militares como Pedro Vives y Alfredo Kindelán. Fue tal el éxito, que trascendió las fronteras para ser reconocido a nivel internacional desde la Casa Astra francesa, con la comercialización de cien dirigibles en Francia, Reino Unido, Estado Unidos y Japón durante la I Guerra Mundial, sirviendo en los ejércitos de algunos países en labores de protección e inspección naval.

Torres Quevedo fue pionero también en inventos como el telekino, el primer dispositivo de mando a distancia del mundo, varios transbordadores, la automática o el aritmómetro electromecánico, una especie de ordenador.

Heroínas de la Guerra de Independencia esp.

octubre 31, 2008

Aunque posiblemente uno de las heroínas de la Guerra de Independencia española (1808-14) más conocida por el público sea la artíllera Agustina de Aragón, también hubo otras mujeres, pocas por desgracia, cuyas heroicas hazañas en los campos de batalla en un universo de hombres están empezando a recibir su merecido reconocimiento. Este es el caso de la gerundense María Farfá.

Ramón Marti i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu d'Art de Girona, Girona

Ramón Martí i Alsina. h. 1865 Óleo sobre lienzo, 45,5 x 84 cm. Museu de Gerona

Durante el sitio de Gerona por parte del ejército francés, el marido de María Farfá fue herido, por lo que tuvo que guardar cama en su casa. Y en esto que de repente empieza a sonar el toque de alarma. ¡Los regimientos franceses se dirigen a asaltar de nuevo la ciudad! Tras un momento de desconcierto general, todos los hombres sanos se dirigen a sus posiciones anteriormente fijadas; mientras que las mujeres, niños y ancianos atrancan las puertas y ventanas de sus casas, o bien se dirigen a las iglesias a rezar por sus familiares y a evitar la barbarie posterior en caso de que la ciudad caiga. En un arranque de ánimo y valentia, lo que habla mucho de su carácter, María coge el fusil de su marido y dirige sus pasos hacia el baluarte de San Francisco a combatir cuerpo a cuerpo. Pero al verla unos artilleros, hombres machotes y rudos, le increpan que su lugar es estar en su casa cuidando a su esposo. Pero ella no se achanta y responde: “Cuando suena la alarma, éste (refiriéndose al fusil) es mi marido.

Mª Teresa León, la gran olvidada de la generación del 27

septiembre 12, 2008

Eclipsada por la sombra de su marido, el poeta y pintor Rafael Alberti, la escritora Mª Teresa León realizo una amplia labor literaria que está empezando a ver la luz.

Infancia y juventud

Maria Teresa León Goyri nace en Logroño el 31 de Octubre de 1903, hija de un coronel del ejercito, aunque muy pronto, en 1905 su familia se traslada a Madrid. Durante los primeros años de su infancia madrileña, se relaciono con la familia del historiador y folklorista Ramón Menéndez Pidal, cuya casa fue una escuela en la que reconocería el talante inquieto de Maria Teresa León y una fuente de inspiración literaria posterior.

A los 17 años, la escritora contrae matrimonio con Gonzalo de Sebastián, del que tras varias crisis matrimoniales y dos hijos en común: Gonzalo (1920) y Enrique (1925), se separa en 1929.

Maria Teresa León con dos hijos de su primer matrimonio

Tras la separación de su marido, la escritora se instala en Burgos, donde su temprana vocación literaria le lleva a colaborar en el Diario de Burgos, mediante artículos, pequeños relatos y crónicas de sociedad; sobre acontecimientos culturales o artísticos que tenían lugar en la ciudad y, especialmente de sucesos o problemas sociales del momento, donde conjugaba el reclamo de la caridad cristiana con su proyección progresista. También colabora en revistas argentinas y españolas(Burgos, Caras y Caretas, La Gaceta Literaria), e inicia la publicación de sus primeras colecciones de cuentos ( Cuentos para soñar y La Bella del mal amor), ya en Madrid, adonde se traslada en 1930, con la intención de vincularse definitivamente a la literatura.

Nueva vida en Madrid

María Teresa León y Rafael Alberti

Una vez en Madrid , Mª Teresa se relaciona en el ámbito cultural y literario, campos donde conoce a los miembros de la generación de 27; tales como el cineasta Buñuel, artistas como Dalí y escritores como Machado, Lorca, Cernuda, Salinas, Neruda… y al que seria el compañero de su vida, el poeta Rafael Alberti. La unión con el gaditano supuso una ruptura con su mundo anterior e inicio una nueva etapa vital. A la vez, Alberti, reconoció el trastorno que supuso en su vida con estas palabras: “… apareció María Teresa y lo arraso todo”.

Durante los años 1932-1935, Maria Teresa León y Rafael Alberti visitaron numerosos países europeos y americanos, cuya experiencia les proporciona una nueva visión del arte y de la realidad, y la orientación social y política de su literatura, percibida ya en la revista Octubre, la obra de teatro Huelga en el puerto y los Cuentos de la España actual.

Durante la guerra civil española, Mª Teresa se implica en las misiones culturales desarrolladas por la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Dirige publicaciones como Mono Azul y participa activamente con las Guerrillas del Teatro. También colabora junto a su marido en la evacuación de los cuadros más valiosos del Museo del Prado.

Exilio y Regreso a España

Viendo que el fin de la II Republica se aproxima a su fin, la escritora y Rafael Alberti abandonan España el 6 de Marzo de 1939. Tras breves estancias en Orán, Marsella y París, embarcan al exilio argentino. La diáspora de la generación del 27, iniciada por la muerte de Lorca, se completa definitivamente. En Argentina, la vida del matrimonio Alberti, entristecida por el exilio, se alegra por el nacimiento de su hija Aitana. Durante 23 años de vida en Buenos Aires, María Teresa alcanza el cenit de su producción literaria; novelas, biografías, guiones de cine, y colecciones de cuentos ven la luz.

Alberti con su hija Aitana

En 1963 el matrimonio Alberti se instala en el Trastévere, el populoso barrio romano donde vivirán años felices, y donde Mª Teresa realizara su autobiografía Memorias de la melancolía“.

Maria Teresa León y Rafael Alberti regresan a España el 27 de Abril de 1977, tras una ausencia de 38 años. Sin embargo, la mala suerte persiguió a la pareja. Aquejada de mal de Alzehimer, es ingresada en un sanatorio donde morirá el 13 de Diciembre de 1988.

El matemático alemán crítico con el nazismo

septiembre 10, 2008

Hilbert.jpg

David Hilbert (1862-1943) cambió la matemática de su tiempo desde su cátedra en Alemania. En 1933, vivió la purga de la mayoria de los investigadores de la universidad de Göttingen, debido a sus raices judias. Durante una comida, el ministro nazi de Educación Bernhard Rust, le preguntó: “¿Cómo va la matemática en Göttingen ahora que ha sido liberada de la influencia judía?” A lo que Hilbert contestó, “¿La matemática en Göttingen? Ya no queda nada de eso”.

Un oido enfrente del otro

septiembre 10, 2008

Se dice que Napoleón tenía lo que vulgarmente se entiende como “un oído enfrente del otro”. Precisamente a él se le atribuye esta desafortunada frase: “La música es el menos molesto de los ruidos”.

Napoleon Bonaparte.jpg

A pesar de ello, cada regimiento de su ejército contaba con una banda de 42 músicos que se convirtio en el modelo de las bandas militares europeas. Esta formación incluía 1 flautín, 17 clarinetes, 4 fagots, 2 serpentones, 3 trompetas, 4 cuernos de caza, 3 trombones y 9 instrumentos de percusión.