Archive for the ‘Siglo XX’ Category

“Torres Quevedo” El primer dirigible español

noviembre 8, 2008

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El globo aerostático "España" en su flotadura en Guadalajara

El más prodigioso inventor de su tiempo” Asi es como definió Maurice d´Ocagne, presidente de la Sociedad Matemática Francesa, al inventor, matemático e ingeniero español Leonardo Torres Quevedo. Nació en Santa Cruz de Iguña (Cantabria) en 1852, y pronto destaca en sus estudios en la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, quedando cuarto en su promoción.

Leonardo Torres Quevedo.jpg
Retrato de Torres Quevedo

Su celebridad le viene por diseñar y construir, junto al militar Alfredo Kindelán, el primer dirigible español; en el cual, además, se solucionaba el grave problema de suspensión de la barquilla. “España” que así se llamaba este primer globo aerostático fue construido en el Servicio de Aerostación Militar del Ejército, sita Guadalajara, en 1896. Realizo varios vuelos de de exposición y prueba, todos ellos finalizados con gran éxito.

Años más tarde, en 1908, se presento una nueva versión llamada “Torres Quevedo”, que fue tripulada tanto por su inventor como por diferentes aerosteros militares como Pedro Vives y Alfredo Kindelán. Fue tal el éxito, que trascendió las fronteras para ser reconocido a nivel internacional desde la Casa Astra francesa, con la comercialización de cien dirigibles en Francia, Reino Unido, Estado Unidos y Japón durante la I Guerra Mundial, sirviendo en los ejércitos de algunos países en labores de protección e inspección naval.

Torres Quevedo fue pionero también en inventos como el telekino, el primer dispositivo de mando a distancia del mundo, varios transbordadores, la automática o el aritmómetro electromecánico, una especie de ordenador.

Anuncios

Mª Teresa León, la gran olvidada de la generación del 27

septiembre 12, 2008

Eclipsada por la sombra de su marido, el poeta y pintor Rafael Alberti, la escritora Mª Teresa León realizo una amplia labor literaria que está empezando a ver la luz.

Infancia y juventud

Maria Teresa León Goyri nace en Logroño el 31 de Octubre de 1903, hija de un coronel del ejercito, aunque muy pronto, en 1905 su familia se traslada a Madrid. Durante los primeros años de su infancia madrileña, se relaciono con la familia del historiador y folklorista Ramón Menéndez Pidal, cuya casa fue una escuela en la que reconocería el talante inquieto de Maria Teresa León y una fuente de inspiración literaria posterior.

A los 17 años, la escritora contrae matrimonio con Gonzalo de Sebastián, del que tras varias crisis matrimoniales y dos hijos en común: Gonzalo (1920) y Enrique (1925), se separa en 1929.

Maria Teresa León con dos hijos de su primer matrimonio

Tras la separación de su marido, la escritora se instala en Burgos, donde su temprana vocación literaria le lleva a colaborar en el Diario de Burgos, mediante artículos, pequeños relatos y crónicas de sociedad; sobre acontecimientos culturales o artísticos que tenían lugar en la ciudad y, especialmente de sucesos o problemas sociales del momento, donde conjugaba el reclamo de la caridad cristiana con su proyección progresista. También colabora en revistas argentinas y españolas(Burgos, Caras y Caretas, La Gaceta Literaria), e inicia la publicación de sus primeras colecciones de cuentos ( Cuentos para soñar y La Bella del mal amor), ya en Madrid, adonde se traslada en 1930, con la intención de vincularse definitivamente a la literatura.

Nueva vida en Madrid

María Teresa León y Rafael Alberti

Una vez en Madrid , Mª Teresa se relaciona en el ámbito cultural y literario, campos donde conoce a los miembros de la generación de 27; tales como el cineasta Buñuel, artistas como Dalí y escritores como Machado, Lorca, Cernuda, Salinas, Neruda… y al que seria el compañero de su vida, el poeta Rafael Alberti. La unión con el gaditano supuso una ruptura con su mundo anterior e inicio una nueva etapa vital. A la vez, Alberti, reconoció el trastorno que supuso en su vida con estas palabras: “… apareció María Teresa y lo arraso todo”.

Durante los años 1932-1935, Maria Teresa León y Rafael Alberti visitaron numerosos países europeos y americanos, cuya experiencia les proporciona una nueva visión del arte y de la realidad, y la orientación social y política de su literatura, percibida ya en la revista Octubre, la obra de teatro Huelga en el puerto y los Cuentos de la España actual.

Durante la guerra civil española, Mª Teresa se implica en las misiones culturales desarrolladas por la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Dirige publicaciones como Mono Azul y participa activamente con las Guerrillas del Teatro. También colabora junto a su marido en la evacuación de los cuadros más valiosos del Museo del Prado.

Exilio y Regreso a España

Viendo que el fin de la II Republica se aproxima a su fin, la escritora y Rafael Alberti abandonan España el 6 de Marzo de 1939. Tras breves estancias en Orán, Marsella y París, embarcan al exilio argentino. La diáspora de la generación del 27, iniciada por la muerte de Lorca, se completa definitivamente. En Argentina, la vida del matrimonio Alberti, entristecida por el exilio, se alegra por el nacimiento de su hija Aitana. Durante 23 años de vida en Buenos Aires, María Teresa alcanza el cenit de su producción literaria; novelas, biografías, guiones de cine, y colecciones de cuentos ven la luz.

Alberti con su hija Aitana

En 1963 el matrimonio Alberti se instala en el Trastévere, el populoso barrio romano donde vivirán años felices, y donde Mª Teresa realizara su autobiografía Memorias de la melancolía“.

Maria Teresa León y Rafael Alberti regresan a España el 27 de Abril de 1977, tras una ausencia de 38 años. Sin embargo, la mala suerte persiguió a la pareja. Aquejada de mal de Alzehimer, es ingresada en un sanatorio donde morirá el 13 de Diciembre de 1988.

El matemático alemán crítico con el nazismo

septiembre 10, 2008

Hilbert.jpg

David Hilbert (1862-1943) cambió la matemática de su tiempo desde su cátedra en Alemania. En 1933, vivió la purga de la mayoria de los investigadores de la universidad de Göttingen, debido a sus raices judias. Durante una comida, el ministro nazi de Educación Bernhard Rust, le preguntó: “¿Cómo va la matemática en Göttingen ahora que ha sido liberada de la influencia judía?” A lo que Hilbert contestó, “¿La matemática en Göttingen? Ya no queda nada de eso”.

Los canes en la Gran Guerra (IGM)

septiembre 10, 2008

A ningún perro le espero una Cruz Victoria “perruna” al fin de la IGM. Aunque la verdad realizaron tareas y misiones, muchas de ellas heroicas y una gran mayoría suicidas.

Postal alemana de la época que ilustra las funciones de rescate de los perros

  • – Una de sus principales misiones fue la de enlace entre trincheras, debido a que su tamaño y resistencia a las bajas temperaturas les permitía superar los terrenos más áridos (Cárpatos, Alpes,…)
  • – En las batallas más sangrientas se utilizaron perros para buscar a los heridos entre los montones de muertos.
  • – Una de sus misiones suicidas era la labor como perros antitanque. A los perros se les entrenaba aconstumbrándolos a comer debajo de dichas máquinas, de modo que cuando eran conducidos a la batalla, se les cargaba el lomo una mochila con explosivos y se les enviaba hacia carros de combate enemigos. Al meterse dentro de los tanques se accionaba un detonador y los perros explotaban con la munición.

El ejército belga se sirvió de los perros para el transporte de la artillería. ¡Perra vida!

Posts relacionados:

Las mujeres en la Gran Guerra

septiembre 10, 2008
Ammunition Factory NGM-v31-p326.jpg

En la fotografía, francesas trabajando en una fábrica de municiones

Se puede afirmar que fue en la Gran Guerra (I Guerra Mundial), cuando las mujeres abandonaron los pucheros y el cuidado de los hijos, para ver reconocido su papel en la sociedad, alcanzando un hito en el largo camino de la revindicacion de los derechos de la mujer, especialmente el derecho al voto, iniciado por la llamada Declaración de Seneca Falls (1848, Nueva York) y por la inglesa Emmeline Pankhurst (1858-1928).

En la IGM la gran envergadura del conflicto, debido a la gran cantidad de tropas movilizadas, hizo que la industria, motor de la guerra, se quedara sin trabajadores. Por eso se pensó en las mujeres, y pese a la opinión en contra de la mayoría de los hombres, las féminas cumplieron y con matricula su papel. El rol potenciado en la I Revolución Industrial de que la mujer cuida la casa y los hijos, y el hombre se gana el jornal había quedado obsoleto. Durante la guerra la mano de obra femenina supuso el 40% de la producción metalúrgica y gran parte de la industria armamentística dependió de su labor, tanto que surgieron las denominadas munitionettes, que así es como se llamaba a las trabajadoras de este sector.

Mujer policia estadounidense

Pero no todas estaban empleadas en las fábricas, ya que junto a las enfermeras hubo mujeres encargadas de los transportes públicos, oficinas gubernamentales, y de cuerpos de orden ciudadano.

Algunos datos:

  • – Las mujeres fueron el 90 por 100 del personal de los hospitales.
  • – En 1918 trabajaban en Gran Bretaña 1.300.000 mujeres más antes que de la guerra, 700.000 de ellas ocupando puestos laborales que habían pertenecido a hombres, y lo mismo ocurría en Francia y Alemania.
  • – En Berlín y en la industria de uniformes militares trabajaban 25.000 obreras.

El primer disparo de la II Guerra Mundial

septiembre 10, 2008

El ataque se inició desde una de las ventanas del faro del Puerto Nuevo de la ciudad polaca de Gdansk, a orillas del Báltico, donde los alemanes habían colocado una ametralladora. Situado en la orilla de la desembocadura del río Vistula, por aquel entonces territorio germano, el faro, edificado en 1871, fue el lugar elegido para comenzar las hostilidades contra las fuerzas polacas, que tenían un destacamento en la otra orilla, justo donde ahora se levanta un monumento a a la resistencia nacional. Sucedió el 1 de Septiembre de 1939 y fue seguido, dos minutos más tarde, por las descargas del acorazado Schleswig- Holstein. Los soldados polacos respondieron con el único cañón con el que contaban, que causó daños todavía visibles en la torre.

El origen del anticatalanismo o catalanofobia en Castilla y sus consecuencias

septiembre 10, 2008

“…Malditos catalufos…” Esta expresión es muy utilizada en Castilla con carácter despectivo para referirse a los catalanes y su cultura, lengua…

IsabellaII.png

Isabel II de España en un retrato del pintor español Federico Madrazo y Küntz

El origen de este anticatalanismo castellano parece radicar en el fin del reinado de Isabel II de España. Esta época coincidió con una fuerte crisis de subsistencia y financiera en Castilla. Al no encontrar la ayuda del gobierno, la burguesía harinera castellana se sintió discriminada respecto a la industrial catalana, la cual había sido apoyada por el Estado, surgiendo así la catalanofobia. Posteriormente, esta aversión estuvo presente en el ideario de partidos de carácter españolista o regionalista, tal como se ve en el siguiente fragmento del mensaje de las Diputaciones de Castilla al Gobierno, 1918:

“Excelentísimo señor presidente del Consejo de Ministros:

Viene Castilla desde hace muchos años sufriendo en silencio toda suerte de vejaciones, ultrajes y menosprecios de elementos importantes de Cataluña, donde políticos sectarios, literatos, colectividades y periódicos que representan a aquellos, parecen haberse conjurado para hacer odioso el nombre del castellano, comprendiendo en este calificativo todo lo que es español. (…)

La propaganda corrosiva que disfrazándose con los nombres de regionalismo, autonomismo y nacionalismo encubría más hondos fines, se ha arrancado la máscara concretando en un proyecto de autonomía a sus aspiraciones y esas aspiraciones vulneran de tal modo la soberanía de España, que no pueden pasar sin la enérgica protesta de todo el que se llame español. (…)”

Este anticatalanismo, tal como se percibe en esta carta, se junto con el nacionalismo español (mito de la Castilla eterna y forjadora de España), lo cual tuvo mucho que ver con la rápida adhesión de Castilla a la causa nacional en la Guerra Civil española